PRECESIÓN

Siempre será muy pronto y demasiado tarde a la vez, y es que no hay unidad que pueda dimensionar lo hondo que caló tu partida, querida amiga.


Este texto lo escribimos con Carolina Meló hace unos años, con 40°C dentro y fuera de

nosotrxs, confiando en que podría acompañar aquella muestra donde participó mucha gente y que un poco a tientas decidimos llamar Precesión. Compartirlo ahora es un regalo, una súplica, un lamento, uno breve y pausado, innecesario pero importante.


C.G.G.



Precesión


Dejar incompleta una frase y

generar un sistema de simulacros.


La bandera quemada, tu cabeza cortada.

El símbolo muerto

desconfía del origen.


Dar a entender el sentido de lo que se calla o

el sentido de callar. Morir de sed.

Evadir la totalidad y ver

que sin vértigo cae el gran relato,

y se me caen las ansias al vacío

y se me derrumban las vigas de los huesos

vos y yo somos los miedos


de




un dios simulado.


Que fragmenta y construye,

las ficciones que habitamos.


Eco de luz que sangra aire sobre el aire.


El movimiento retrógrado

provoca una resurrección anticipada,

prematura y torpe.


La perpetua oscilación

Del tiempo superpuesto hace que

la idea de pájaro

no corresponda a ningún pájaro.


Nostalgia y cambio de dirección.


Muchas cosas se hacen para recordar,

pero somos obligados a

quemar nuestra carne en los ojos del alba.




X

Noviembre 2018


23 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo